en Comunicación, Comunicación digital, Experiencias, Reflexiones., Uncategorized

¡Gracias Defensoría del Pueblo!

DCT 2013 - despedidaEl pasado viernes culminé mis prácticas profesionales en la Defensoría del Pueblo.

Fue 1 año de dedicación diaria en la asistencia en las redes sociales de la institución, en el monitoreo de conversaciones online, en la elaboración y ejecución de diversas propuestas, y muchas tareas más.

Durante 12 meses conocí los pormenores de la comunicación institucional en una institución estatal. Conocí la importancia de tener una buena relación con los medios de comunicación (admiro bastante el trabajo de Malú Rabanal); tuve de tener en claro el POA, PEI, POI, ROF, MOF, memorandos, DJ, papeletas, etc; disfruté las ventajas de la incorporar la mirada de la comunicación estratégica y el comportamiento organizacional en las diversas tareas. Además, experimenté lo necesaria que era la paciencia, la perseverancia y la proactividad cuando quieres que las cosas cambien para bien.

Todo esto no lo hubiera podido lograr sin compañía y ayuda de mis amigos integrantes del equipo de promoción de la Dirección de Coordinación Territorial (DCT), Troy Loayza, Sara Oros y mi coordinadora Vicky Rivera, la dirección de la oficina, con Juana Gonzales y Fernando Hurtado, las conversaciones que mantuve con César Aguilar (el mundo Apple – Adobe 😉 ), Ántonio Zúñiga y Henry Canales, y la compañía de los integrantes de la DCT y la Oficina de Comunicaciones.

Las cosas han mejorado. Me da satisfacción los nuevos productos y contenidos que se elaboran (ej. mensajes gráficos e infografías); la ejecución de campañas como el encuentro internacional «El Derecho a la consulta previa a los Pueblos Indígenas», y la supervisión a las escuelas rurales 2013; así como los pasos dados en la recopilación y sistematización del conocimiento y aprendizaje obtenido. Esta dinámica no se detiene y en este año se proyecta cambios y mejoras muy interesantes y necesarias en la comunicación digital de la Defensoría del Pueblo 🙂 .

Llevo entre mis recuerdos muchos momentos alegres; momentos de satisfacción en el cumplimiento de las metas y actividades; así como momentos de suspenso y expectativa, tales como la acción de amparo de la Defensoría sobre el sorteo del servicio militar, y la elección de la nueva titular de la institución en julio del 2013. Fue un año en donde me influenció bastante lo que Joan Girón llamaba “la mística defensorial”, la sensibilidad social y el enfoque de derechos.

Con el privilegio de contar con la amistad y las buenas vibras de quienes fueron mis compañeros de trabajo, les digo ¡muchas gracias! Ahora toca completar el rumbo que estuve en el 2013: la tesis 😉 .

Hasta pronto, amigos defensoriales. Los quiero a todos.

Escribe un comentario

Comentario