en clases, Experiencias, Guías, Uncategorized

Consejos para pasar con éxito el curso de prácticas pre-profesionales – CO (Parte II): El mapeo

Una de las primeras tareas que deja el profesor es el mapeo de organizaciones de un sector profesional. Este proceso implica de por sí una elección que aparentemente es sencilla, pero que lleva a muchas consecuencias, no solo para la carga de tareas, sino para tu futuro inmediato laboral. Aquí algunas recomendaciones.

Study hard, de KeRryLaKe2 en 8tracks.com

Study hard, de KeRryLaKe2 en 8tracks.com

¿Qué significa elegir un sector profesional?

Elegir un sector (o rubro) profesional significa elegir hacia donde se dirige tu interés laboral y profesional. Terminado tu carrera, hacia donde apuntas poder trabajar. Por ejemplo, en algunos sectores hay más prioridad en realizar campañas de marketing digital relacionados con el comercio, mientras que en otros se dirigen más a la comunicación interna .

¿Por qué elegir un sector profesional? ¿Los comunicadores no están capacitados para trabajar en cualquier tipo de organización? Si estamos capacitados, pero tener la ventaja de la experiencia en un determinado sector ya es una ventaja a nuestro favor. Cada sector tiene sus características propias. Para comenzar, el campo de conocimientos que requiere el sector es distinto. No es igual los conocimientos que exige la comunicación en el sector educación escolar, que puede relacionarse con la comunicación educativa y el Ministerio de Eduación, de lo que exige el sector minería, que puede enfocarse más en la comunicación interna, la comunicación comunitaria y la responsabilidad social.

Además cada sector profesional tiene a un conjunto de organizaciones con características distintas. No es igual encargarse de las comunicaciones en una ONG que en una organización estatal, porque si bien los perfiles son similares, el conocimiento práctico y la experiencia tienen particularidades que pueden marcar la diferencia.

Si sumamos estas dos condiciones, el perfil de comunicador dependerá de cada sector porque los problemas comunicacionales van a variar en mayor o menor grado. Ello lo verás en las últimas tareas del curso

¿Cuándo debo elegir un sector profesional?

Lo ideal es tenerlo decidido cuanto antes, ello te facilitará en las tareas del curso y te evitará recargarte con trabajos pendientes. Recuerda, tienes otros cursos que debes atender.

Esto puede ser un poco difícil, ¿verdad? En este periodo, tener algo de experiencia laboral puede jugar a tu favor, pero si no lo tuvieras, no tengas temor y sigue adelante. ¿Cómo?

Antes de dirigir un sector profesional, debes conocer tus intereses y tus habilidades. Puedes tener intereses en torno a la actividad profesional, como comunicación interna, la animación sociocultural, el community managament, comunicación periodística, y al mismo sector, como las instituciones del Estado, la minería y demás recursos naturales, la tecnología, el desarrollo social, etc.

Para conocer tus habilidades, debes sistematizarla. Escribir en un papel y mirar qué habilidades tienes más desarrolladas y cuales aparentemente no estén tan desarrolladas pero que las tienes y que te pueden servir para ser un candidato idóneo frente a una oferta laboral. No descuides tus habilidades, trabajándolas tarde o temprano te servirán bastante.

Ejemplos de habilidades o pluses: la facilitación de grupos, la oratoria, la atención al público, el conocimiento de las plataformas de comunicación digital, contactos o experiencia de trabajar con los medios de comunicación, el diseño gráfico, etc.

Luego de haber identificado tus puntos fuertes y potenciales, realiza la búsqueda del sector, teniendo en cuenta algo muy importante: prioriza el sector de acuerdo a tus habilidades e intereses, no tus habilidades de acuerdo al sector. Pero si lo primero no encuentras, anda por la segunda opción.

¿Qué diferencia hay entre estas dos condiciones? Buscar un sector de acuerdo a tus habilidades significa partir de lo ideal: Cómo te gustaría verte dentro de 10 años. Por ejemplo, dentro de 10 años me gustaría verme trabajando en una minera en el interior del país, en 5 años me veo involucrado en proyectos de innovación en plataformas digitales de aprendizaje escolar, en 10 años me gustaría trabajar en una consultora atendiendo clientes de empresas muy importantes. Soñar no tienes límites

En cambio, en la segunda condición prima lo pragmático, conformarse con lo que el mercado te pide y en donde tú tendrás que adaptarte. Miras las ofertas laborales en Computrabajo, Bumerang o de contactos, revisas lo que te piden y postulas en las que crees que tu perfil encaja.

Lo más saludable es buscar el equilibrio: un sector que te guste y que sea demandado a la vez. Si tienes la oportunidad de encontrar una práctica que encaje en tu “chamba ideal”, perfecto, no tengas temor y sigue adelante.  Pero, si te limitas a la segunda condición, corres el riesgo de convertirse en un ser humano que vive para trabajar.

Es quizá que por ello, le hago una pequeña crítica al prof. Portugal. Debería tomar mayor atención a los perfiles profesionales, no solo a los sectores. Los cambios de sector son posibles, pero los cambios de perfil son más difíciles. Es más fácil cambiarse de un trabajo del sector educación a uno del sector gobierno, que cambiarse de un perfil de comunicación interna a uno de community manager y viceversa. Ojo, es más difícil, no imposible.

Hay algunos casos especiales que debería comentar sobre los casos particulares de la elección del sector y de cómo el mprofe evalúa ese proceso, pero eso es el tema de otro artículo. Hasta la vista.

Escribe un comentario

Comentario